Sin perder la ternura.

Sin perder la ternuraDesde hace un tiempo cambio su forma de expresarse, el pelo que antes caía sobre la espalda fina y hermosa ahora no es mas que unos mechones que se cortan en el medio para dar paso a una zona semi rapada que cubre la mitad de su cabeza. De los shorts cortos y las minifaldas que tanto hicieron suspirar a mas de un hombre casado hoy solo queda el recuerdo, poco a poco ella se esta convirtiendo en lo que dice rechazar: un hombre.

Ya nadie recuerda lo bella que era, hoy solo ven ese “engendro” con voz ronca, áspera y con el constante manoteo al conversar como si se tratase del “consorte mas fula del barrio“. Eso es así ahora dicen los que la ven al pasar día tras día acompañada de su pareja, un tanto menos masculinizada que ella pero igualmente inconfundible entre los demás.

Ser lesbiana en una Cuba cada vez mas abierta a este tipo de relaciones no implica tener que dejar de lucir bella y femenina. El hecho de querer una mujer como tu pareja no debería ser motivo para que quieras parecer cada vez mas a un hombre, sobre todo si junto con la imagen comienzan a aparecer conductas que no se asocian a los que esperan las propias mujeres de nosotros los varones.

¿Acaso ser hombre tiene que venir con esa imagen de matón de los barrios bajos? Esperamos que no. Por suerte tenemos la dicha de conocer lesbianas que ciertamente mantienen su imagen femenina y no abandonaron Cuba como parece ser “la moda entre los jóvenes“, las podemos ver por ahí incluso hasta podemos caer rendidos ante su belleza o su forma de ser. Son mujeres y son hermosas aún cuando con el mas fino gesto rechazan la galantería de los mas osados con que se cruzan en la calle.

No es cuestión de quitarte tus sueños, mucho menos prohibirte querer a quien prefieras sino es ponerte a pensar querida amiga, por eso eres aún cuando te empeñas en parecer como un hombre, sobre realmente lo que quieres y el camino que escoges para obtenerlo. ¿Te gusta un chica y ella te corresponde? ámala pero no sacrifiques tu propia imagen en el trayecto. Puedes ser la mas lesbiana de toda las miembros del movimiento LGBT del mundo. Puedes si quieres como dijera Frank Delgado hace unos años “aprenderte de memoria el libro de Simone de Beavour” y puedes serlo en la Cuba que te vio nacer, hoy es posible aunque todavía falten algunas cosas legales. Hazlo si quieres… pero no olvides que puedes hacerlo sin perder la ternura.

3 Replies to “Sin perder la ternura.”

  1. Excelente entrada 🙂 …
    Pienso bastante igual, realmente es muy feo ver a una chica que que luce físicamente casi como un hombre, este tipo de transexualidad no es para nada bien vista y creo que, esto es algo contradictorio pues creo que las chicas lesbianas prefieren su mismo sexo pues por su belleza de mujer (precisamente) y su sensualidad.

    • Hablar de lesbianismo siendo uno hombre y heterosexual siempre trae sus riezgos, tengo varias amistades lesbianas (y hago cierta referencia a ellas en el artículo) por eso les pedí su opinión antes de publicarlo. Ellas no lo ven tan mal como yo creía y “me dejaron” publicarlo ;). Algunas hasta me hicieron una “disertación” sobre el articulo pero vía Redes sociales y por tanto no soy nadie para publicarles sus comentarios acá.

  2. Realmente no tengo nada en contra pero deberíamos de pensar si realmente nos gustas el mismo sexo por que realmente eso no es lo que somos fuimos echo(sea cual sea el origen real de los seres humanos) para estar acompañados por el sexo contrario y creo que debemos de respetar lo que somos realmente. Un ejemplo de lo que pasa cuando ignoramos nuestra naturaleza es la cantidad de personas que nacen con algún problema genético (esta cifra esta en aumento debido a la falta de selección natural), pero bueno es solo mi opinión y somos libres de hacer lo que queramos pero hay que pensar por que realmente nos gusta el mismo sexo (dato curioso las parejas homosexuales tienen mayor violencia domestica, esto fue sacado de un estudio realizado por un grupos de psicológicos de E.U en varios países execto en Cuba y publicado en varias revistas).